La vuelta de Neptuno y Hércules (y el once inicial)

Posdata del 12 de Julio



(Por si hubiera alguna duda de todo lo dicho más abajo, no deja de ser curioso el diseño de este trofeo mundial, cuyo parecido con la representación de Atlas es asombroso. En la imagen inferior, el Atlas que preside la Fundación Rockefeller en Nueva York)



.




Éste ha sido el año de la vuelta de Neptuno, uno de los tres dioses primordiales de los griegos y, seguramente, el más antiguo. Su nombre es misterioso, porque el que le dieron los griegos después de adoptarlo desde Occidente (Poseidón) es una traducción. Más acertados anduvieron los romanos (ellos, que llevaban en sus orígenes una pareja de gemelos -Rómulo y Remo- tomada de la descendencia de Neptuno: cinco pares de gemelos): le llamaron con un nombre que hacía honor a su aliado por excelencia en los mares: el atún (el único pez que en todo el mundo se llama igual: tuna, atún). Aún se le recuerda en las almadrabas del Estrecho de Gibraltar: Zahara de los Atunes, donde tenía su templo principal Heracles Poseidonio. También este nombre es una falsificación: en su origen los griegos lo hicieron 'hijo de Hera', aunque es de agradecer que no ocultasen del todo que también era gemelar (de su hermano gemelo Ificles apenas hay noticias en los mitos griegos).

Lo cierto es que muchos siglos antes de que apareciese el Olimpo griego, ya Hércules ayudaba al primogénito de Neptuno (Atlas, otro nombre cuyo original se ha perdido) a sostener la cúpula celeste: una buena metáfora de cómo el conocimiento del cielo se traspasa de una civilización a otra. Y también en el Estrecho, y en toda la península Ibérica, dejó sus etimologías y sus trabajos: desde las Columnas que aún llevan su nombre, hasta los Pirineos que llevan el de su mujer (Pyrene).

Y este año, a mediados de mayo, viendo la Fuente de Neptuno en Madrid, rodeada de seguidores del Atleti celebrando ser campeones de la Uefa, es evidente que Neptuno ha vuelto.



Pero uno que tiene su coranzocito del Hércules de Alicante, celebró por adelantado que después de tantos siglos, volvieran a unirse estos dos dioses que rigieron Iberia. Así que antes de la final de la Uefa, inauguramos en el bar local del Toni, sede oficiosa del Atleti, este bello cartelón hermanando a Hércules y Neptuno.



Y hoy, en medio de la fiebre africana del mundial, celebramos, desde Toledo, que un equipo que lleva en su nombre el misterioso nombre de Hércules, vuelva a jugar en primera división. La pena es que, en la disputa final por el ascenso, le tocase en suerte disputar la plaza al equipo de Triana ("tres aguas" -¿circulares?-), donde la tradición situaba la capital de la Atlántida. ¡Aúpa Platón!


Ah, se me olvidaba; también cuenta Platón que la confederación de los diez reinos, los cinco pares de gemelos, se reunían cada 5 y 6 años, en un ciclo del once, como las auroras boreales. Y representaban la captura de un toro sin metales, costumbre que permanece en la fiesta del toro enmaromado de Benavente. Cómo no ver tanta historia en el once inicial del Hércules!

La imagen de Hércules, arriba, es la última que apareció en la península, concretamente en Talavera de la Reina. Dedicada a los que saben ver.

También este año aparecerá la primera gran revisión histórica de la Atlántida desde 1925, en que Juan Fernández Amador de los Ríos, de feliz memoria, dejó entrelineada la suya.



2 comentarios:

Establo Pegaso dijo...

Pasmada me he quedado. Me lo volveré a leer.
Un abrazo muy fuerte para todos

Marta& dijo...

Este blog esta genial, me encanta gracias por la informacion!!
visita mi blog si quieres poner frases chulas en tu perfil de tuenti, facebook, hotmail, twitter:
http://expresateinfinito.blogspot.com.es/