la llave de david

:
Animados por alguna estrella que encontramos en el camino hemos decidido darle nombre al hermanito de Virginia Sofía que está llegando.

Y crearle una estrella para él.



En estos anagramas hay escondidos dos mensajes para anagramistas, una forma de esconder sentidos.

Si los encuentras deja otro mensaje

magnificat anima mea

7 comentarios:

Jose Manuel dijo...

Hola Hilario, he estado buscando la solución y de momento se me resiste pero lo volveré a intentar en otra ocasión, si se me ocurre algo te dejo un nuevo comentario. Ah! y anímate a publicar tus ambigramas.

Un saludo
JOSE

San dijo...

Hola

Ni idea pero DAVID da vida. Sabiduria. Rey David. Estrella de David. La llave de la Sabiduria.

El pentagramatrón y la sabiduria.

Un abrazo.

Maika dijo...

Las ciencias exactas no nos dicen si la vida nos pertenece; el sabio corazón nos susurra una respuesta. En mí esa respuesta es que somos depositarios -no propietarios- de nuestra vida. Sin embargo, rodeamos de milagros como vivimos, somos capaces de generar vida; las de Sofía y Gregorio David son una prueba. No es un silogismo de fácil resolución, tampoco es simple. Sencillamente, es. ¿Cómo podría ser nuestra la vida si ella es armoniosa al máximo y nosotros estamos lejos de serlo? Virginia e Hilario crean armonía, eso sí. Sus hijos lo son, sus vidas también, y la llave de David que han creado es una maravilla armoniosa en la que todo encaja como si siempre hubiera estado preparado tal como lo observamos; hacía tiempo que no contemplaba algo tan bello. Gracias (de nuevo) por vuestras vidas, prestadas o no, que eso en vosotros poco importa.

maika dijo...

(Disculpas a raudales: voy a llegar tarde a Villacañas, en gran parte, por dejar reflejadas un par de ideas en vuestro/nuestro blog...)

Mirad: si nos estuvieran haciendo uno de esos tests psicotécnicos que forman parte de los procesos de selección de personal en muchas empresas, tendríamos todas las de ganar.

Veamos. Se trata de una secuencia reiterativa (no lógica) cuyo inicio es D A V I D. Para superar la prueba debemos prolongar la secuencia con un elemento. ¿Con cuál? Exacto: con una A, porque después de la primera D de la secuencia aparece una A y, dado que es una estructura repetitiva, se supone que tras la D siempre aparece la A.

Con seis elementos leemos lo siguiente, pues: D A V I D A. Ahora nos sacudimos el test psicotécnico de encima y nos vestimos de filólogos (amigos de las palabras). Resulta que esas seis letras componen dos palabras: DA VIDA. Conclusión: Gregorio David da vida.

Conozco a más de uno que, dichosos miedos, no supo ver en el embarazo de Virginia e Hilario más que eso: temor a que algo saliera mal. Fernando Sánchez Dragó me dijo una vez que cuanto nos sucede es lo que nos tiene que suceder y que siempre nos sucede para bien. Los miedicas no sólo dejan de lado esa verdad mayúscula, sino que -ciegos que no quieren ver- no se dan cuenta de la secuencia que el nombre de Gregorio David nos regala: ¿cómo a salir mal algo que nos está gritando a los cuatro vientos que da vida?

Vamos de más a menos fácil: si los miedicas supieran leer...; si supieran pensar...; si dejaran de sentir miedo... Muchas vidas perviven gracias al miedo. La de Gregorio David lo hace gracias a lo contrario; por eso sé que estará llena de venturas.

(Como de aventuras está plagada la vida, voy a prepararlo todo para montar a Rocinante -el Citröen que conduzco- y salir camino de Villacañas, que ya llegamos tarde. Nos pondremos al trote un ratín y en menos que canta un gallo llegaremos a vuestro reino, Princesa Virginia).

Virginia · Hilario dijo...

cuánto es de agradecer todo lo que suscita la escritura sellada, o como diría mi amigo, escrita a plomada, no con pluma.

sin embargo siguen intactos los dos mensajes escondidos...

maika dijo...

La escritura sellada, a plomada y, si me apuras, a pluma, a bolígrafo, a lápiz (también a lápiz de labios, que por algo a Virginia le gusta).

Los dos mensajes escondidos... En fin, intentaremos descubrirlos, pero no será empresa fácil, no para mi mente... Ocuparemos en ello una parte del tiempo de espera hospitalaria hasta que Gregorio David salga de su escondrijo materno. Prometido. Os contaremos los resultados, si los hay.

IuRiSPRuDeNT dijo...

Gregorio da vida. No soy muy bueno en esto. Pero si dejo corrar mi imaginación me puedo perder en algún cuadro genealógico.

En fin.

PD: Recuerdos de primaveras segundas. De aves y linajes.