un estudio de la luz




2 comentarios:

maika dijo...

Amados Virginia e Hilario, porque sois amados de corazón, incluso cuando algunos no sabemos demostrároslo Estoy viendo este blog lleno de luz y, aunque mi tiempo tiene alguna oscuridad, con él ilumináis a quien lo visita. La luz no os es ajena, emana de vuestro interior; por eso con toda humildad me dejaría cegar por ella durante siglos y siglos. Ojalá sigáis iluminándonos por siempre, Que Dios y los dioses os premien por ello. Con el corazón en la mano y la mano en el corazón: GRACIAS.

Anónimo dijo...

Mi admiración total, mi agradecimiento absoluto, mi amor, mi corazon, mi espiritu...
Esta luz disipa mi oscuridad de años, las malas rachas que averguenzan, que me alejan, mi llanto sin sentido y mi incapacidad de superación. Los quiero tanto... los extraño muchisimo. Sois mis idolos.

Marciano is not dead.